1958—Descontón se eleva

CAPITULO II—TRAJEDIA

1958—Descontón se eleva

…..

—¡Para el carro! —Descontón explotó. —Ya basta de palabras. Vamos a ver quien es el Mero Chingón del barrio de Santa, ¡ese!

Dandy paró el carro, metió la primera, y lo apagó. El sabía que Descontón no iba a dejar su obsesión de pelearle; además ya estaba colmado de sus insultos.

Se bajaron por lados opuestos y se lanzaron al frente del vehiculo para encontrarse cara a cara. Descontón traía una camisa de mangas cortas con los botones de arriba sueltos, demostrando sus musculares bíceps y su descomunal pecho. Dandy vestía camisa negra de seda con imprentas abstractas de colores vivos, vasos de cóctel, y símbolos de música. Sin decir palabra, los gladiadores levantaron los puños. Para estimar la distancia, Descontón echó dos golpes izquierdos. Dandy los bloqueó, y contragolpeó con un gancho que le rozó el pico de la nariz a Descontón. Descontón sintió un cosquilleó en la punta de la nariz, y respondió con una combinación de golpes, un gancho izquierdo hacia arriba, y una fuerte patada a la pierna. Dandy bloqueó los golpes y soltó una bola de puñetazos, ganchos hacia arriba, ganchos cruzados, combinaciones de uno-dos, y una patada a la espinilla seguida por otra a la bragadura. Descontón echó un pujido. La pelea se puso feroz. Se atacaron con todo lo que sus músculos pudieran dar. Botones, saliva, y sangre voló por el aire al sonido de puñetazos pegando en los pechos y caras y botas pateando piernas, rodillas, y bragaduras.

Luego, Descontón descargó una excelente combinación de puñetazos a la cara y ganchos a las costillas. …

 

 

1958—Día de juicio

 

Leave a Reply