1956—El colchón volador (Español)

1956—El colchón volador (Español)

A las diez de la mañana, estaba en la cocina comiendo tortillas de harina calientitas con mantequilla cuando Alfredo entró por el corredor. —¡Madre! —el dijo— ¿Dónde está Máximo?

—Está dormido —contestó lavando ollas y sartenes.

—¿Por qué no se a levantado?

Ella se secó el sudor de la frente con el mandil. —Ahora que tú padre no está aquí, viene tarde por las noches con mas frecuencia y duerme hasta mediodía.

A la edad de 19 años, Alfredo gozaba la oportunidad de divertirse de cualquier trivialidad que viniera. En realidad, era el maestro bromista de la familia—gracioso y humorista. Hasta en las peores situaciones, traía humor a la mesa. Le gustaba hacer reír a todos a expensas del que ridiculizaba. Y nadie se le escapaba de sus payasadas. Les daba nombres al momento espontáneo, de acuerdo al carácter de la persona o la situación. Había nombres esporádicos como: El Chanate, El Talegas, El Pirulín, El Sapo, El Patalargas, El Huevón, El Safado, El Serote, El Corajes, El Patrón, El Trastornado.

Aparte de su humor, Alfredo era un buen peleador de la calle con un temperamento volátil—especialmente cuando miraba a alguien tomando ventaja de uno de sus amigos o del más débil…..

 

XXXXXXXX END OF SAMPLE XXXXXXXXX

 

1956—El toquido de la vieja del diez

 

Leave a Reply