1955—La tienda: tercer round (Español)

1955—La tienda: tercer round (Español)

—!Hey, Chanate! —gritó Roberto—. !Ya abrieron la tienda! ¡Ven aquí! —. Apenas había llegado de la escuela cuando me recibió con el sobrenombre que me habían puesto en mis tempranos años—los años de la infancia cuando no podía controlar mis movimientos intestinales y caminaba con un tambache colgando en mis pantalones.

—Sígueme —me dio la seña—. Salimos a la calle por la puerta de enfrente y quedé sorprendido al mirar una nueva tienda; la pintura azul todavía estaba fresca y había un hombre arriba del toldo dándole los últimos toques al nuevo nombre, Nuevas Actividades.

—¿Qué quiere decir? —le pregunté.

—Papá dice que quiere decir que estamos comenzando nuevos negocios.

Sin duda, DJ había decidido que nuestra familia ahora correría la tienda, y la abrió a todo vuelo. Aunque el siempre había sido conservativo en investir en equipo, esta vez invistió grandes cantidades en hacer Nuevas Actividades la mas moderna en el barrio. Con ese propósito, obtuvo un préstamo por más de 50,000 pesos por dos refrigeradores grandes de pared y una maquina de pesar moderna que daba el peso y precio de mercancía. Ese día, Nuevas Actividades se convirtió en el orgullo de nuestra familia.

Por otra parte, además del gran flujo de contratos que entraban de los negocios por catres, muebles, y construcción de casas, la tienda reflejaba otro jalón al negocio de nuestra familia. Esto era en el tiempo que nuestro negocio de construcción había tomado nuevas alturas, y DJ había comenzado a dar crédito a clientes con letras de 20,000 pesos, enganches de 1000, y pagos mensuales de 500.

El progreso también se demostró en las propiedades que nuestra familia tenía en los diferentes sectores del pueblo—tres casas para Lalo, Alonso, y Joaquín; un casa construida y regalada a una de sus amantes; y ahora la generosidad que estaba regando a gusto con otras amantes alrededor del pueblo.

 

1955—Detective a la orden

Leave a Reply